Cada día no te canses de orar al Señor pues él nunca se cansa de escucharte y amarte

Dios dame fe para seguir adelante, grandeza de espíritu para perdonar, dame paciencia para comprender y esperar, dame serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar ¡Buenos días!

¡Buenos días! Dios no siempre nos complace en nuestras peticiones, pero si lo permitimos, El con su sabiduría, nos protege de nuestras propias elecciones.