Buenos días, Dios es mi respuesta ante la necesidad y mi refugio en la tormenta

Gracias Dios porque eres bueno y nos regalas este precioso día, una nueva oportunidad para glorificarte y alabarte ¡Cuantos dicen amén!

El señor es mi respuesta en la necesidad, mi refugio en la tormenta, mi consuelo en la tristeza y mi fortaleza en la debilidad ¡Buenos días a todos!

Comparte si te ha Gustado: