si la tristeza llega a tu puerta

dile que Dios llego primero