abrir los ojos cada mañana

es motivo para dar gracias a Dios